You are here: Home Deportes ¡Caracoles! Un francés en la Laguna

¡Caracoles! Un francés en la Laguna

 

¿Alguna vez han probado un “lonche”? o ¿Degustado un menudo acompañado con pan? o ¿Un pan relleno de barbacoa?

Si van a la zona lagunera en Torreón Coahuila, México, lo más probable es que lleguen a degustarlos. Es un lugar donde el pan francés es la estrella acompañando a casi todos los platillos tanto salados como dulces. Por las mañanas el infaltable huevo estrellado, al medio día en el lonche relleno de pierna de cerdo adobada, los fines de semana con la barbacoa y el menudo, hasta en cuestiones dulces como son las torrejas, para aprovechar esa delicia de pan frío de un par de días y que son un postre de la cuaresma y de la época navideña.

 

Pero vamos por partes, para saber de dónde viene ese rico pan.

Se piensa que este pan, apareció cerca del año 1703 d.C en Europa. Cuentan que fue creado por frailes franciscanos que vivían en una zona pesquera, donde abundaban las conchas de caracol marino, entonces tratando de copiar las caracolas harán el enrollado de la masa para recrearlas; de ahí su forma y tamaño tan peculiar, por lo general del doble de un bolillo normal.

Originalmente los franceses lo nombraban “mouffle” por ser un pan suave y con corteza delgada y dorada, posteriormente al llegar a México, solo se le denominó pan francés perdiendo su nombre de origen, un tanto por su procedencia y otra por el uso de masa madre o pre-fermento que suelen llevar las baguettes.

Dicen que fue en un lugar, llamado “San Pedro de las Colonias” a donde llegó el señor Don Macario Fuentes Cantú, originario de Villa de García, Nuevo León y fundó la panadería “La Popular”. Hombre nacido en 1878, con visión de trabajo y con una receta que hasta hoy día es un secreto, dio lugar a la tradición del pan francés, que posteriormente se extendió a toda la zona Lagunera.

El historiador de la zona de la Laguna, Carlos Castañón, comenta que es un pan original y debiera tener denominación de origen, debido a ser un producto insigne de la región, donde únicamente se elabora, además de ser parte también de la gastronomía nacional. Su sabor está muy ligado al tipo de horno en el que se hornea, que debe ser uno de ladrillo y con bóveda al que se le suele agregar en el piso grava, arena, incluso vidrio y monedas para generar una forma única de cocción. Algunos pobladores comentan que los hornos que usan leña, ésta debe ser de mezquite, dando un sabor aún más delicioso y característico.

Este pan está declarado por la Unesco como “Patrimonio Intangible de la Humanidad”, debido a que su tradicional receta se ha transmitido de forma oral, donde a través de la práctica junto con el maestro panadero, es como se va aprendiendo su receta, la cual no ha cambiado en más de los 90 años que tienen de elaborarlo y cada panadería o taller mantiene bajo secreto.

¿Y de dónde viene lo de “lonche”?

Pues bien, la construcción, ampliación y mantenimiento de las vía ferroviarias de Torreón, estuvieron a cargo de personal norteamericano, así que los ingenieros de habla inglesa cuando solían almorzar lo denominaba “lunch”, el cual se componía por lo general de tortas, sí esas que conocemos y que ya andaban haciendo su aparición por esas tierras. El uso popular fue sustituyendo la palabra “tortas” por la degeneración lingüística de “lonche”.

Solo cabe destacar que la Ciudad que ha visto nacer esta delicia de pan, tiene dos eventos de la Revolución mexicana en su historia: en 1908 será el lugar donde Francisco I. Madero redacte su obra: “La Sucesión Presidencial de 1910” y cuya primera edición se llevó acabo, también en este lugar; y en 1914 será testigo de la derrota del General Victoriano Huerta a manos de la fuerzas revolucionarias.

Así que ya saben, la próxima vez que visiten Torreón Coahuila, estarán deleitándose de un pan único y con mucha historia.

 

Copyright © Vive Radio 2019

Template by Joomla Themes & Projektowanie stron internetowych.