Recuerdo lo caliente que sentí mi piel aquella vez que un hombre me dio un golpe en la mejilla. Fue un novio, fue un amante, fue un padre, incluso un hombre de una sola noche. Imposible olvidarlo. Y aún así decía que sí me quería…que extraña manera de querer… Te quiero pero te tengo que matar. Esa fue la frase que lo hizo inmortal

You are here: Home Cine Hijos de Perra, una aventura empapada en comedia.

Hijos de Perra, una aventura empapada en comedia.

Tras filmes intensos, con temática profunda e incluso necesarias para traer a conversación, como lo han sido Oppenheimer y Barbie, las cuales han conseguido impactar en el público por su contenido, llega hoy 24 de agosto a los cines, una cinta diez veces más relajada, cuyo fin principal es el de amenizar y robarte unas carcajadas, ya que UNIVERSAL PICTURES, nos trae “Hijos de Perra” o “Strays” en inglés y aquí te contamos todos los detalles para que vayas a disfrutarla en compañía de tus amigos, con unas buenas palomitas, refresco y demás cosas que puedas comprar en la dulcería de tu cine favorito o más cercano.

La película es dirigida por Josh Greenbaum, producida por Phil Lord y Christopher Miller y estelarizada por Will Ferrell (Reggie), Jamie Foxx (Bug), Will Forte (Doug) Isla Fisher (Maggie), Randall Park (Hunter) y Tinashe Kajese (Cathy). Sin embargo, el doblaje latino corre de la mano de los standuperos Ricardo O’Farrill (Reggie), Carlos Ballarta (Bug) y los actores de doblaje Michelle Rodríguez (Maggie) y Mario Filio (Hunter).

La trama empieza presentando la historia de Reggie, un Border Terrier, contando como es su “gloriosa” vida junto a su humilde dueño Doug, quien realmente no lo quiere y solo lo tiene para no entregarlo a su ex novia y así ella se lo quede, para hacerla infeliz, ya que él, es una persona infeliz. Reggie y Doug, "juegan” a atrapar la pelota, pero lo que el querido peludito no sabe, es que este juego esconde una dura realidad, ya que ambos recorren kilómetros a distancia de su casa que se encuentra en un pequeño poblado, a las afueras de la ciudad, para que el dueño aviente la pelota y así dejar al perro a su suerte mientras va en búsqueda de la misma, con la finalidad de que este se pierda, sin embargo, siempre fracasa, debido a que el sentido de orientación del can es magnífico.

Todo cambia cuando Reggie realiza una travesura y Doug enfurece tanto que decide hacer el “juego” más retador y difícil al que el amigo de cuatro patas, se haya enfrentado, que es abandonarlo en la gran ciudad, un lugar que el perro nunca ha visitado y que incluso para nosotros, los que vivimos en grandes urbes, nos puede parecer intimidante. Es aquí donde comienza la gran aventura, tras ser dejado a su suerte en esta selva de cemento, donde afortunadamente para él, conoce a un Boston Terrier llamado Bug, que es un simpático, valentón e irreverente perro callejero, que ayuda a los demás a sobrellevar la vida en las calles. Así que decide mostrarle las bondades que tiene ser un perro sin hogar y le hace ver que vivir así es sencillamente vivir en libertad. Además, le presenta a sus amigos Maggie, una pastor australiana, con olfato sobresaliente y que si tiene una dueña, pero, que esta la ha dejado ignorada debido a la llegada de otro perro; así como a Hunter, un Gran Danés, que trabaja como animal de apoyo emocional.

El protagonista de esta historia les platica su vida y específicamente su historia de como es que ha llegado a la ciudad y sus nuevos amigos, le hacen entrar en razón de que Doug no jugaba con él, sino que quería deshacerse de él, además de que siempre fue un mal dueño y una mala persona en general y con esto, deciden regresar a casa de este desdichado, pero no para llevarle la pelota como el buen perro que se considera que es, sino para vengarse por tal atrocidad cometida contra su vida. Con esto, realizan el viaje de regreso, con el extraordinario sentido de orientación que tiene Reggie, que le servirá como una especie de mapa para guiarse en su regreso a “casa”. Con esto, atravesarán diversas aventuras y obstáculos, que deberán vencer para reforzar su nueva amistad, manteniéndose unidos, así como lidiar con las crisis existenciales por las que irán atravesando en el camino.

Esta película con temática de perros, termina diferenciándose del resto como “Beethoven”, “Como perros y gatos”, “Un chihuahua en Beverly Hills”, “Socios y sabuesos”, etc. Ya que pese a ser una comedia, el humor para nada está dirigido al público infantil, al ser una película con clasificación B15. En su versión doblada al español, podemos notar una regionalización en el doblaje, como sucede con otras cintas como “Shrek”, lo que la hace sentirse mas cercana a uno. Es una comedia subida de tono, que puede parecer “fuerte” para cierto público, pero que, para otro, será totalmente disfrutable y que, sin duda, es una comedia que roba mas de una carcajada. Sin embargo, considero que, por momentos, el empleo de este recurso, termina siendo exagerado, pero no algo lo suficientemente molesto para incomodar. De igual manera, los acentos o modismos de hablar de los canes no termina por sentirse acorde al estilo de vida que los cuatro perros tienen, en específico el de Maggie, ya que el tono que le dan, pareciera ser el de una mascota que vive en una zona de barrio, con ese acento “cantadito” y un lenguaje bastante grosero, siendo que ella, tiene un estilo de vida de personas adineradas o al menos, es como la película lo suele presentar, pero como lo he mencionado anteriormente, esto, no hace que la película no sea disfrutable. El tiempo que ocupan los cuatro perros y el desarrollo que les brindan, pese a no ser complejos en sus historias, puede considerarse como bien desarrollado y ameno para el espectador.

Por otra parte, y la cual, personalmente considero más importante, lleva un mensaje sutil y discreto, pero del cual es relevante reflexionar, especialmente en nuestro país, donde tan solo en la Ciudad de México, de 2020 a 2022, se han reportado más de 17 mil 600 reportes por maltrato animal, siendo el 87% de estas, relacionadas con perros según el Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia. Además, la organización AnimaNaturalis, menciona que México es el tercer lugar a nivel mundial en incidencia de maltrato animal y siete de cada diez animales domésticos, sufren maltrato y terminan muriendo al año, unos 60 mil animales debido a esta causa. Y para hacer aun más fuerte estas cifras, De acuerdo con el INEGI, 16 millones, 100 mil perros y gatos, se encuentran en situación de calle, lo que significa que el 70% de estos animales, no tienen un hogar, agudizándose esta situación en pandemia con un 15%.

Es lo que hace a esta película, sustancial al ver y que por el tono relajado que maneja, hace que estos temas sensibles, sean abordados de una forma más relajada, haciendo incluso que los momentos más lastimosos, sean llevaderos, pero que, saliendo de ver la película, puedas generar una reflexión a como tratas a tu mascota (si la tienes), haciendo que quieras darle un abrazo y por que no, pensar si está en tus posibilidades en aportar en la lucha para que los números anteriormente mencionados, sean cada vez menores. Pero es ahí el problema que también tengo con esta cinta respecto al humor manejado, si hubiera sido una comedia realizada para toda la familia, podría ser una cinta accesible para mostrar y enseñar a las infancias a que tratar otros seres vivos con respeto y dignidad es importante. Pero la ventaja de que en México nos saltamos las reglas, es que, seguro los niños verán la película pese a la restricción que pueda darse en cines, pero que si es vista en compañía de un adulto y este sabe tratar o explicar estos temas y no solo lo deja en la superficialidad de las risas, puede brindar un pequeño granito de arena a este tema que es urgente tratar.

En conclusión y pese que al inicio mencioné lo relajada de esta cinta en comparación con los filmes que tuvimos en el verano, con su complejidad en los temas a tratar, también tiene un mensaje que brindar, pero al ser sutil y secundario, hace que la cinta pueda ser gozable para una tarde de sábado o domingo, donde quieras pasar el rato, con amigos o familia y aunque es una película que es recomendable que se vea de 15 años para arriba, pienso que si lo ven niños en compañía de adultos responsables, también puede ser disfrutable.

Así que si no sabes que ver en el cine, Hijos de Perra es una oportuna opción, así que anímate y dale una oportunidad a esta cinta.

Print PDF

Copyright © Vive Radio 2024

Template by Joomla Themes & Projektowanie stron internetowych.